12.7.10

JESUs - CRISTO - MITO no personaje historico

Entrevista a JOSE MARIA KAYDEDA autor de :

- El Milenio, El Apocalipsis Y El Fin Del Mundo: Toda La Verdad Sobre La Gran Mentira
Editorial: Editorial Toxosoutos,
- LOS APOCRIFOS Y OTROS LIBROS PROHIBIDOS"
estos entre muchos otros ..escuchemos a J.M.Kaydeda:









extracto del documental EL DIOS AUSENTE










Dionysus: Born of a Virgin on December 25th, Killed and Resurrected after Three Days
by D.M. Murdock/Acharya S
The Greek god of wine, Dionysus or Bacchus, also called Iacchus, has been depicted as having been born of a virgin mother on December 25th; performing miracles such as changing water into wine; appearing surrounded by or one of 12 figures; bearing epithets such as "Only Begotten Son" and "Savior"; dying; resurrecting after three days; and ascending into heaven.
In studying religion and mythology, it is wise at to keep in mind that in the ancient world many gods were confounded and compounded, deliberately or otherwise. Some were even considered interchangeable, such as the Egyptian gods Osiris, Horus and Ra. In this regard, ancient Greek historian Plutarch (35, 364E) states, "Osiris is identical with Dionysus," the Greek son of God. Dionysus, also known as Bacchus or Iacchus, is likewise identified with the god Aion and referred to as "Zeus Sabazius" in other traditions. (Graves, 335) Hence, we would expect him to share at least some of all these gods' attributes, including being born of a virgin at the winter solstice (Aion), and dying and rising from the dead (Osiris).
"Bacchus, Apollo, the Sun, are one deity."
Moreover, in Seven Books Against the Heathen (3.33), early Christian writer Arnobius (284-305) remarks that the Pagans "maintain that Bacchus, Apollo, the Sun, are one deity" and "the sun is also Bacchus and Apollo." (Roberts, VI, 472-3) We would expect, therefore, Dionysus's attributes to reflect solar mythology as well.
Dionysus riding a quadriga chariot
Dionysus returns from India riding a quadriga chariot
Mosaic pavement, 3rd cent. ad/ce
Sousse, Tunisia
(Patrick Hunt)
Apollo riding in his sun chariot

December 25th/Winter Solstice

As with Jesus, December 25th and January 6th are both traditional birth dates in the Dionysian myth and simply represent the period of the winter solstice. Indeed, the winter-solstice date of the Greek sun and wine god Dionysus was originally recognized in early January but was eventually placed on December 25th, as related by ancient Latin writer Macrobius (c. 400 AD/CE). Regardless, the effect is the same: The winter sun god is born around this time, when the shortest day of the year begins to become longer.
"Macrobius transfers this feast to the day of the winter solstice, December 25."
The ancient Church father Epiphanius (4th cent. ) discussed the birth of the god Aion, son of the Greek goddess Persephone or Kore ("Maiden"), at the time of the winter solstice. In this regard, Christian theologian Rev. Dr. Hugh Rahner (139-140) remarks:
We know that Aion was at this time beginning to be regarded as identical with Helios and Helios with Dionysus...because [according to Macrobius] Dionysus was the symbol of the sun... He is made to appear small at the time of the winter solstice, when upon a certain day the Egyptians take him out of the crypt, because on this the shortest day of the year it is as though he were a little child.... Macrobius transfers [this feast] to the day of the winter solstice, December 25.
Dionysus is thus equivalent to Aion and was also said to have been born of Persephone, the virgin maiden. Esteemed mythologist Joseph Campbell (MI, 34) confirms this "celebration of the birth of the year-god Aion to the virgin Goddess Kore," the latter of whom he calls "a Hellenized transformation of Isis," the Egyptian mother goddess who was likewise called the "Great Virgin" in inscriptions predating the Christian era by centuries.[1]



Virgin Birth

According to the most common tradition, Dionysus was the son of the god Zeus and the mortal woman Semele. In the Cretan version of the same story, which the pre-Christian Greek historian Diodorus Siculus follows, Dionysus was the son of Zeus and Persephone, the daughter of Demeter also called Kore, who is styled a "virgin goddess."
In the common myth about the birth of Dionysus/Bacchus, Semele is mysteriously impregnated by one of Zeus's bolts of lightning--an obvi­ous miraculous/virgin conception.
Semele, Zeus and the divine child Bacchus


















Semele immolated by the sky-god father-figure Zeus, who takes the divine child Bacchus (Bernard Salomon,Metamorphose figurée, 1557)
Concerning Dionysus's epithet "twice begotten," in the third century Church father Minucius Felix (Commodius, XII) remarked to his Pagan audience:
Ye yourselves say that Father Liber was assuredly twice begotten. First of all he was born in India of Proserphine [Persephone] and Jupiter [Zeus]... Again, restored from his death, in another womb Semele conceived him again of Jupiter... (Roberts, IV, 205)
"The virgin conceived the ever-dying, ever-living god of bread and wine, Dionysus."
In another account, Jupiter/Zeus gives Dionysus's torn-up heart in a drink to Semele, who becomes pregnant with the "twice born" god this way, again a miraculous or "virgin" birth. Indeed, Joseph Campbell explicitly calls Semele a "virgin":
While the maiden goddess sat there, peacefully weaving a mantle on which there was to be a representation of the universe, her mother contrived that Zeus should learn of her presence; he approached her in the form of an immense snake. And the virgin conceived the ever-dying, ever-living god of bread and wine, Dionysus, who was born and nurtured in that cave, torn to death as a babe and resurrected... (Campbell, MG, 4.27)
This same direct appellation is used by Cambridge professor and anthropologist Sir Dr. Edmund Ronald Leach:
Dionysus, son of Zeus, is born of a mortal virgin, Semele, who later became immortalized through the inter­vention of her divine son; Jesus, son of God, is born of a mortal virgin, Mary… such stories can be dupli­cated over and over again. (Hugh-Jones, 108)
Using the scholarly Greek term parthenos, meaning "virgin," in The Cult of the Divine Birth in Ancient Greece (95) Dr. Marguerite Rigoglioso concludes: "Semele was also likely a holy parthenos by virtue of the fact that she gave birth to Dionysus via her union with Zeus (Hesiod, Theogony 940)."
These learned individuals had reason to consider Dionysus's mother a virgin, as, again, he was also said to have been born of Persephone/Kore, whom, once more from Epiphanius, was herself deemed a "virgin," or parthenos. In this regard, professor emeritus of Classics at the University of Pennsylvania Dr. Donald White (183) says, "As a title 'Parthenos' was appropriate to both Demeter and Persephone..."
Persephone and Hades; Attic red-figured kylix, c. 440-430 BC.; Vulci, Italy (Photo: Marie-Lan Nguyen)The fact that Persephone is associated with parthenogenesis, the scholarly term for "virgin birth," lends credence to the notion that Dionysus was virgin-born. As related further by Rigoglioso inVirgin Mother Goddesses of Antiquity (111):
Persephone's connection with the parthenogenetic pomegranate is attested in text and iconography. In speaking directly about the Eleusinian Mysteries, Clement of Alexandria (Exhortation to the Greeks 2:16) informs us that the pomegranate tree was believed to have sprung from the drops of the blood of Dionysus…
Although Dionysus is depicted as being the product of a "rape" by Zeus, the story is little different from the impregnation of the Virgin Mary by Yahweh without her consent, especially in consideration of the identification of Dionysus's very blood with parthenogenesis. In this regard, Rigoglioso also states, "I contend that Persephone's eating of the pomegranate was the magical action that instigated her ability to conceive parthenogenetically.
Also, in the museum in Naples has been kept an ancient marble urn showing the birth/nativity of Dionysus, with two groups of three figures on either side of the god Mercury, who is holding the divine baby, and a female figure who is receiving him.[2]
This depiction resembles the gospel story of "wise men" or dignitaries, traditionally held to number three, approaching Joseph, the divine child and Mary.

Miracles

Dionysus holding a drinking cup, surrounded by grapes and vines. (Red-figure amphora by the Berlin Painter, c. 490-480 BCE; Vulci, Italy; Louvre, Paris)The miracles of Dionysus are legendary, as is his role as the god of wine, echoed in the later Christian story of Jesus multiplying the jars of wine at the wedding feast of Cana (Jn 2:1-9). Concerning this miracle, biblical scholar Dr. A.J. Mattill remarks:
This story is really the Christian counterpart to the pagan legends of Dionysus, the Greek god of wine, who at his annual festival in his temple of Elis filled three empty kettles with wine-no water needed! And on the fifth of January wine instead of water gushed from his temple at Andros. If we believe Jesus' miracle, why should we not believe Dionysus's? (Leedom, 125)
Dionysus's miracle of changing water to wine is recounted in pre-Christian times by Diodorus (Library of History, 3.66.3). As the god of the vine, Dionysus is depicted in ancient texts as traveling around teaching agriculture, as well as doing various other miracles, such as in Homer's The Iliad, dating to the 9th century BCE, and in The Bacchae of Euripides, the famous Greek playwright who lived around 480 to 406 BCE.
"Dionysus's blood is the wine of the sacrifice."
It is further interesting that the Communion as practiced today within Catholicism also had a place within the cult of Dionysus, as Campbell points out:
Dionysus-Bacchus-Zagreus-or, in the older, Sumero-Babylonian myths, Dumuzi-absu, Tammuz-...whose blood, in this chalice to be drunk, is the pagan prototype of the wine of the sacrifice of the Mass, which is transubstantiated by the words of consecration into the blood of the Son of the Virgin. (Campbell, MG, 4.23)

Epithets

In an Orphic hymn, Phanes-Dionysus is styled by the Greek title Protogonos or "first-born" of Zeus, also translated at times as "only-begotten son," although the termMonogenes would be more appropriately rendered as the latter. He is also called "Soter" or "Savior" in various inscriptions, including a bronze coin from the Thracian city of Maroneia dating to circa 400-350 BCE.[3] Like Jesus in his aspect as the Father, Dionysus is called Pater, or "father" in Greek.
"Dionysus is 'first-born,' 'Savior' and 'Father.'"
The title "King of Kings" and other epithets may reflect Dionysus's kinship with Osiris: During the late 18th to early 19th dynasties (c. 1300 BCE), Osiris's epithets included, "the king of eternity, the lord of everlastingness, who traverseth millions of years in the duration of his life, the firstborn son of the womb of Nut, begotten of Seb, the prince of gods and men, the god of gods, the king of kings, the lord of lords, the prince of princes, the governor of the world whose existence is for everlasting." (Budge, liii)

Death/Resurrection

Dionysus's death and resurrection were famous in ancient times, so much so that Christian father Origen (c. 184-c. 254) felt the need to address them in his Contra Celsus (IV, XVI-XVII), comparing them unfavorably, of course, to those of Christ. By Origen's time, these Dionysian mysteries had already been celebrated for centuries. Dionysus/Bacchus's resurrection or revival after having been torn to pieces or otherwise killed earned him the epithet of "twice born."
'[S]cene in the underworld. Dionysos mounting a chariot is about to leave his mother, Semele, and ascend'
(Kerenyi, pl. 47)
Moreover, it was said that Dionysus/Bacchus "slept three nights with Proserpine [Persephone],"[4]   evidently referring to the god's journey into the underworld to visit his mother. Like Jesus, the god is claimed also to have "ascended to heaven," such as by Church father Justin Martyr (First Apology, 21; Roberts I, 170). Note that Dionysus is depicted here as an adult, rising out of the underworld after death, with a horse-driven chariot so typical of a sun god. One major astrotheological meaning of this motif is the sun's entrance into and exit from the cave (womb) of the world at the winter solstice.
Hence, in Dionysus we have yet another solar hero, born of a virgin on "December 25th" or the winter solstice, performing miracles and receiving divine epithets, being killed, giving his blood as a sacrifice, resurrecting from the dead after three days in Hades/Hell, and ascending into heaven. These motifs have all been claimed of the gospel figure of Jesus Christ since antiquity and have to do not with the adventures of a "historical" Jewish savior but with the ubiquitous solar mythos and ritual.

[1]  See Murdock, Christ in Egypt, 120-197.
[2] Carus, 49; Mangasarian, 74. For the illustration, Carus cites: "After Mus. Bord., I., 49, from Baumeister, Plate I., p. 448." 
[3] Wright, 30. See also Adrados, 327. 
[4]    Classical Journal, 92.

Bibliography
For more information, see Suns of God: Krishna, Buddha and Christ Unveiled, 95-103, etc




maS:
"Los peces no existían como un símbolo cristiano en la época de Cristo, ni hubo un movimiento llamado cristianismo hasta alrededor del 63 d.C., cuando el término fue acuñado por primera vez en la ciudad de Antioquía de Siria. Los primeros cristianos se conocieron como Ebionita

 sobre la figura del Jesus

Jesús el Faraón con el teólogo Llogari Pujol extraida Espacio en Blanco (04/07/10)

http://www.ivoox.com/jesus-faraon-i-04-07-10-i-audios-mp3_rf_318953_1.html

http://www.ivoox.com/jesus-faraon-ii-fenomenos-polideportivo-audios-mp3_rf_318952_1.html

Entrevista al catedrático Antonio Piñero exraida del programa Espacio en Blanco, en la que expone sus conclusiones desde el rigor histórico, sobre la Biblia, los evangelios y el personaje de Jesús
http://www.ivoox.com/antonio-pinero-misterios-biblia-espacio-audios-mp3_rf_346296_1.html

Espacio en Blanco: 21/08/10 I – Evangelios apócrifos con José María Kaideda.
http://www.ivoox.com/espacio-blanco-21-08-10-i-evangelios-apocrifos-audios-mp3_rf_349064_1.html


EL FRAUDE HISTORICO DE LA TRINIDAD Y EL ESPIRITU SANTO


Habiéndose publicado estos últimos artículos sobre la identidad de Yahvé o la realidad de Jesús de Nazaret, más allá de los Evangelios, muchos me preguntan sobre la idiosincrasia de la Trinidad y la realidad del Espíritu Santo. ¿De dónde salió esta inventiva a lo largo de la historia de la Humanidad?
Profundizando en ello cabía adentrarse en los estudios de algún teólogo que, cuando menos, supiera tener una base real, basada en una documentación exhaustiva, más allá de toda fe. Y he aquí que apareció Olcese, teólogo hondureño, con unos argumentos que paso a reproducir de forma resumida.
Una de las doctrinas fundamentales de la llamada “Cristiandad” es La Santísima Trinidad, que es definida como tres personas divinas en una sola esencia. Es decir, se define como que El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son tres personas divinas que comparten una sola esencia. Luego nos dicen que estas tres personas son distintas pero a la vez son un solo Dios Verdadero.
La Trinidad es considerada como un misterio, pues no se la puede concebir totalmente con nuestra mente finita. En realidad resulta muy difícil comprender cómo tres personas divinas y distintas puedan constituir un solo Dios verdadero. Escapa a toda la lógica y razonamiento humanos. En realidad millones de trinitarios han aceptado ese dogma por la “fe” más que por la fuerza de la razón misma. No obstante, la fe y la razón deben ir de la mano. La fe debe estar sustentada en la razón, pues si no sería una fe ciega. Por ejemplo, tenemos fe que existe Dios porque alguien tuvo que haber creado este enorme reloj que es el universo regido por leyes. Las leyes implican un Legislador, y Ése, por la razón misma, deberia ser lo que muchas doctrinas consideran Dios. Cuando menos, se acepta la posibilidad de un Big Bang o principio Creador.
Lo cierto de todo es que ni Cristo ni sus discípulos, hasta el siglo IV, creyeron en la Trinidad. Para ellos “Dios no era un Dios de confusión sino de paz” (1 Corintios 14:33). El Dios Trino es un Dios confuso que trae discordias y disputas. En la Biblia no existe la palabra Trinidad, y tampoco se encuentra ningún texto canónico que diga que el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son un solo Dios. El único texto que podría probar esa creencia Trinitaria es 1 Juan 5:7, texto que fue interpolado siglos después, y en consecuencia se le reconoce como espúreo por los eruditos bíblicos.
Origen de la Trinidad
Sí, la Trinidad fue desconocida por un espacio de casi 400 años (Siglo IV) partiendo del nacimiento de Cristo, y sólo fue formulada de a pocos en los Concilios de Nicea (325 d.C), y de Constantinopla (381 d.C). En el Concilio de Nicea se formuló lo que se llama la “semi-Trinidad”, es decir, se llegó a la conclusión que el Hijo era igualmente “Dios” con el Padre, de su misma substancia y esencia. Por tanto el Hijo es verdadero Dios del Verdadero Dios. Del Espíritu Santo nada se discutió ni se concluyó.
Fue en el Concilio de Constantinopla (381 d.C) donde se incluyeron frases en el credo por las cuales se afirmaba que el Espíritu Santo había de ser adorado y glorificado con el Padre, que él procedía del Padre, y que era él quien hacía la revelación. Y en el Concilio de Calcedonia (451 d.C) se hizo más explícita la declaración hecha en el Concilio de Constantinopla. Por esto la Nueva Enciclopedia Católica, 1967, dice de la “Trinidad”: …la fórmula dogmática “Un Dios en tres Personas… fue el producto de tres siglos de desarrollo doctrinal”. Y en su libro La Iglesia de los Primeros Tres Siglos, Alvan Lamson dice: “…La moderna doctrina de la Trinidad no se haya en ningún documento o reliquia perteneciente a la Iglesia de los primeros tres siglos…
Eduardo Gibbon dice, en su prefacio de su libro Historia del Cristianismo: “Sí el paganismo fue conquistado por el cristianismo, es igualmente cierto que el cristianismo fue corrompido por el paganismo. El Deísmo puro de los primeros cristianos…fue cambiado, por la iglesia de Roma, por el incomprensible dogma de la Trinidad. Muchos de los dogmas paganos, inventados por los egipcios e idealizados por Platón, fueron retenidos como merecedores de ser creídos.”
Además, H.G. Wells en su Perfil de la Historia, pág.421 dice: “Veremos cómo, después, toda la cristiandad se volvió a las disputas sobre la Trinidad. No hay una clara evidencia de que los apóstoles de Jesús aceptaran esa doctrina.
Pero la idea de la Trinidad es reconocida en las religiones antiguas de las naciones paganas. En las mitologías de los Griegos, Persas, Egipcios, Indios, Babilonios, Chinos, Islándicos, Fenicios, y Japoneses hallamos triadas de dioses, o dioses trinos. La Trinidad Hindú estaba conformada por los dioses Brahma, Vishnú y Shiva. La Trinidad Griega estaba conformada por los dioses Zeus, Athena, y Apolo. Decían sus creyentes que los tres “concordaban en uno”. La Trinidad romana eran sus dioses Júpiter, Mercurio, y Venus. Estos dioses trinos se fueron asimilando dentro de las naciones conquistadas. Y al Cristianismo pareció gustarle este concepto.
Cómo entró la Trinidad en la Iglesia
Existen evidencias de conceptos Trinitarios siendo introducidos por cristianos convertidos del paganismo posiblemente tan temprano como la última parte del siglo I. La incorporación gradual de ideologías paganas en la doctrina y práctica cristiana se produjo por la interacción de cuatro componentes históricos:
  1. Los apóstoles, quienes fueron sólidos en su conocimiento y aplicación de la Palabra de Dios, habían muerto. Su apego a las doctrinas originales de Dios ya no era de ejemplo viviente a los seguidores.
  2. La anticipación del “rápido” regreso de Cristo en las mentes de muchos cristianos decayó con el correr del tiempo.
  3. Muchos paganos que se convirtieron al cristianismo siguieron manteniendo algunas de sus creencias y prácticas anteriores. Así, la doctrina cristiana pura original se corrompió rápidamente.
  4. Debido a estos tres elementos anteriores, mucha gente empezó a anticipar un nuevo revivamiento o una nueva administración en reemplazo del viejo.
Incluso Pablo, mientras estaba vivo predicando el evangelio, tuvo que hacer frente a creyentes que querían modificar la Palabra de Dios a su satisfacción o capricho. Tomemos nota que la apostasía de la iglesia comenzó al poco tiempo, después de la mitad del siglo I, hacia el final del ministerio de Pablo. En esta época, dos sectas mayores, los Ebionitas y los Gnósticos hicieron su aparición.
Los Ebionitas eran los cristianos judaizantes quienes plagiaron a Pablo con sus ideas de seguir guardando la ley y obedeciendo el Antiguo Testamento. Mientras que algunos creían que Jesús nació sobrenaturalmente como hombre, otros creyeron que Jesús fue el hijo concebido entre José y María.
Los Gnósticos como secta tuvo sus raíces en la filosofía Griega y en las ideas religiosas. Ellos creían que Jesús era una Deidad, y su cuerpo físico era una apariencia o algo que él había tomado prestado temporalmente. (Ver Una Historia de la Iglesia Cristiana, pp. 53-7, por Hase).
El Docetismo apareció en la última mitad del siglo II. Era, de hecho, sólo otra forma de gnosticismo. Con la idea de remover al autor de todo bien del contacto con la materia, la cual los docetistas la consideraban maligna, ellos buscaron la ayuda de la filosofía oriental con la idea de poblar el espacio entre Dios y la materia con una vasta sucesión de seres super humanos como mediadores entre Dios y el mundo. Éstos, emanando de la Deidad, fueron llamados AEONES; entre éstos el de mayor rango era Jesús de Nazaret. Muchos de ellos imaginaron que Jesús fue un mero hombre, y mantuvieron que el AEON Cristo descendió sobre el hombre Jesús en su bautismo, y que después lo dejó inmediatamente antes de su crucifixión, de modo que Jesús no fue, sujeto a dolor y muerte; en tanto que otros sostuvieron que el cuerpo, con el cual Jesús pareció estar investido, no era realmente humano y transmisible, sino insubstancial o etéreo, o, al menos inmaterial: Estos últimos fueron llamados docetistas. Aquí vemos a un Jesús preexistente fuera del mundo que baja a la tierra para obrar en Jesús. Imaginémonos que clase de Jesús tendríamos con la mezcla del gnosticismo y el docetismo. ¡Obviamente un “Jesúcristo-Dios” preexistente antes de su nacimiento humano!
De acuerdo a fuentes seculares, el Apóstol Juan fue el único apóstol que vivió a finales del siglo I, y durante el cual él escribió sus epístolas del Nuevo Testamento y su Evangelio. El Evangelio de Juan sirvió para esclarecer que Jesús de Nazaret es el Hijo de Dios y el Hijo del Hombre. Por tanto este Evangelio de San Juan establece la verdad de la Palabra de Dios de que Jesús es el Hijo de Dios no “Dios el Hijo” o “Dios Mismo”. Se puede afirmar que los escritos juaninos combaten el concepto gnóstico de un Jesús Dios, no humano. En su Primera Epístola, Juan contraataca ese pensamiento gnóstico en el capítulo 4 y verso 3.
También Pablo afirmó que en sus días ya estaba en acción “El misterio de iniquidad” (2 Tesalonisenses 2:7). Y también Pablo aconseja a Timoteo: “Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia (Gr. GNOSIS)” (1 Timoteo 6:20). Aquí Pablo hace una clara alusión al gnosticismo de su época.
Con el surgimiento de varias sectas, la verdad de la Palabra de Dios vino a estar infiltrada por la adoración idolátrica y las teorías. Los cristianos gradualmente aceptaron los elementos foráneos introducidos en sus enseñanzas.
La Trinidad se originó inicialmente en la filosofía de Platón, el filósofo Griego que vivió unos 400 años antes de Cristo. Un erudito Inglés ha observado que “el germen de todas las ideas, incluso de muchas del cristianismo, se puden encontrar en Platón.” (Gerardo S. Sloyan, Las Tres Personas en un Dios, p.31). Por cierto que antes de Platón hubo triadas en los pueblos antiguos de Egipto, Babilonia, China, India, etc. Eso ya lo explicamos antes.
Hans Kung, el reconocido teólogo católico de origen alemán, dice: “Si tomamos el Nuevo Testamento como un criterio, no podemos negar que el Concilio de Nicea ciertamente mantuvo el mensaje del Nuevo Testamento y no lo helenizó totalmente. Pero es igualmente fuera de toda disputa que el concilio permaneció enteramente aprisionado en conceptos, nociones, y modelos Helenísticos los cuales hubieran sido totalmente desconocidos para el Judío Jesús de Nazaret y la comunidad más antigua (de creyentes)…” (Cristianismo: Esencia, Historia y Futuro, p. 182).
También Hans Kung culpa al dogma de la Trinidad por el poco avance del cristianismo en el mundo musulmán. Para los islámicos, la creencia en un solo Dios “Alá” es fundamental. Alá no es un Dios trino como lo es el Dios de muchos cristianos Trinitarios. Por eso los musulmanes ven con horror cómo la cristiandad ha aceptado un Dios Trino, lo cual no va en armonía con su creencia monoteísta. Mientras se mantenga el dogma de la Trinidad, no se podrán convertir a más musulmanes para Cristo.
Los cristianos cuentan con la Biblia a fin de documentarse sobre la persona del Hijo de Dios. Es lógico concluir que si Jesús era el Dios verdadero, él mismo debió enseñarlo a sus apóstoles, y éstos a sus discípulos. Pero: ¿dijo Jesús que él era Dios como Su Padre es Dios? ¿Dijo él que el Espíritu Santo era también Dios? A continuación vamos a reseñar los pasajes más importantes del Nuevo Testamento en donde se presenta a Jesús como el Hijo de Dios, y no, como muchos creen, como Dios el Hijo.
Testimonio de Jesucristo
Creo que por encima de los concilios y las opiniones de los hombres, está el claro y legítimo testimonio de Jesús de Nazaret. Él es el más indicado o autorizado para decirnos si él es el Dios Único y Verdadero. Para ello es importante leer la Biblia, y en particular, los Evangelios, en donde están registradas sus palabras.
    Jesús Reconoció que sólo Su Padre es el Dios Verdadero:
Aunque parezca increíble, Jesús mismo contradice a los Trinitarios enseñando el monoteísmo puro. Por ejemplo, en Juan 17:3 él dice de Su Padre y Dios: “Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti (Padre), el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. Este pasaje debe ser leído con cuidado, y es más, debe ser escudriñado profundamente por el investigador sincero e inteligente. Notemos que Jesús dice que la vida eterna consiste en conocer a dos personas: 1). Al Dios Padre, quien es el único Dios verdadero, y 2). A Jesucristo, como el enviado de Dios. Jesús NO dice que el Padre y él son El Dios verdadero, sino sólo Su Padre. No obstante, los Trinitarios tuercen esta doctrina de Jesucristo diciendo que el Hijo es también el Dios verdadero. ¡Pero Jesús nunca dijo ser el Dios verdadero¡ Este texto es contundente.
En otra ocasión Jesús les dice a sus discípulos que su Padre es MAYOR que él (Juan 14:28). Esta declaración de Jesús lo coloca a él como menor al Padre definitivamente. Como réplica, los trinitarios dicen que Jesús estaba hablando como hombre, y en esa condición era menor que Dios Padre. Pero, ¿no deberíamos esperar que todo hombre sea menor que Dios el Padre? ¿Qué de nuevo estaría diciendo Jesús con este particular? ¿No sería algo evidente que cualquier hombre sea menor que Dios?
Jamás encontraremos en la Biblia la frase “Dios el Hijo”. Al contrario, Jesús enseña que él mismo tiene Su Dios. En Juan 20:17 Jesús les dice a sus discípulos: “…subo a mi Padre y a vuestro Padre, A MI DIOS, y a vuestro Dios.” En la crucifixión Jesús exclamó a Dios: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo 27:46).
Pero el texto más importante y dramático es el de Apocalipsis 3:12. En este pasaje, Jesús glorificado y entronizado en el cielo dice: “Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de MI DIOS, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de MI DIOS, y el nombre de la ciudad de MI DIOS, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo de MI DIOS, y mi nombre nuevo.” La pregunta lógica es: ¿Por qué Jesús sigue llamando al Padre como “MI DIOS” cuatro veces, si ya dejó de ser hombre en el cielo? Pero lo cierto es que en el cielo Jesús sigue teniendo su Dios. Y si en el cielo Jesús sigue teniendo su Dios, entonces él no ha dejado de ser un hombre, aunque ciertamente ya en la condición de glorificado.
Si Jesús es Dios como el Padre, entonces ¿por qué Jesús desconoce el día y la hora de su propia venida y del “fin del mundo?” Él dijo claramente a sus discípulos: “Pero de aquel día y de la hora nadie lo sabe, ni aún los ángeles que están en el cielo, NI EL HIJO, sino el Padre.” (Marcos 13:32; Hechos 1:6,7). Sí, Jesús no sabe cuándo es la fecha de su retorno. Pero nos dirán nuevamente que Cristo hablaba como hombre. Pero, ¿no es de esperar que todo hombre ignore la fecha del fin del mundo? ¿Qué de nuevo estaría diciéndonos Jesús? Nuevamente insisto en el hecho que Jesús hablaba como Hijo de Dios y como hombre. ¡El Hijo de Dios no lo sabe todo! Y si no sabe todo es porque no es el Dios Omnisapiente y Todopoderoso.
En una ocasión un hombre le dijo a Jesús: “…Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno es bueno, sino sólo Dios.” (Lucas 18:18.19). Aquí se suscita otra pregunta: Si Jesús es Dios, y Dios es el único bueno, ¿por qué rechazó Jesús la confesión de que era bueno? En Mateo 5:8 Jesús mismo dice: “Bienaventurados los de limpio corazón porque ellos verán a Dios.” Aquí surge otra pregunta, si Jesús era Dios, ¿por qué dice que sólo los de limpio corazón verán en a Dios? Si Jesús era Dios, entonces no sólo los de limpio corazón estaban viendo a Dios, sino también los pecadores impenitentes. Recordemos que a Jesús muchos le vieron y no se arrepintieron de su sucio corazón. Por tanto, Jesús no podía ser Dios.
En Juan 10:29 Jesús dice: “Mi Padre que me las dio, es MAYOR QUE TODOS…” Este texto, junto con el de Juan 14:28, confirma el hecho de que Jesús no es igual que Dios el Padre. Y en Juan 5:19 Jesús dice: “De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer NADA POR SI MISMO, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.” Esta es una extraña declaración de jesús si creemos que él es Dios como Su Padre. Notemos que jesús imita a su Padre y no a la inversa. Jesús no puede hacer nada por sí mismo, sino lo que hace su Padre eso hace él. Obviamente jesús está sujeto a Su Padre, y hace lo que él le enseña.
En Marcos 10:40 Jesús dice: “Pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, NO ES MIO DARLO, sino para aquellos a quienes está preparado.” En el reino de Jesús habrá puestos de autoridad que sólo Dios ha destinado para sus hijos. Jesús afirma que a él no corresponde señalar los lugares o posiciones de autoridad.
Y más sobre el Espíritu Santo
En cuanto al Espíritu Santo, es oportuno señalar que jamás encontraremos en la Biblia que se le llame “Dios Espíritu Santo” sino más bien: “El Espíritu Santo DE Dios”. En Efesios 4:30 leemos: “Y no contristéis al Espíritu Santo DE DIOS...” Y Pablo habla del Espíritu Santo como perteneciendo al Padre: “…sino a Dios, quien también nos dio SU ESPIRITU SANTO.” ( 1 Tesalonisenses 4:8).
Por otro lado, es curioso que el Espíritu Santo no aparezca con el Padre y el Hijo en los siguientes textos: Romanos 16:27; 1 Corintios 1:3,9; 8:6, 2 Corintios 1:2, Gálatas 1:3; 3:26, Efesios 1:2; 3:19; 5:5,20; 6:23, Filipenses 1:2, Colosenses 1:2; 2:2, 1 Tesalonisenses 1:1, 2 Tesalonisenses 1:1,2, 1 Timoteo 1:2, 2 Timoteo 1:2, Tito 1:4, Filemón 3, 1 Juan 1:3, 1 Juan 2:22, 2 Juan 3, Judas 1:1.
También es curioso que al Espíritu Santo jamás se le ve entronizado junto con el Padre y el Hijo. Ver Apocalipsis 7:10, 22:3. Tampoco ninguna oración es dirigida al Espíritu Santo. El Espíritu Santo se le describe como el PODER de Dios en los siguientes versículos: Hechos 1:8, 10:38, Lucas 1:35, 4:14, 5:17, Romanos 8:11, 15:13,19, Miqueas 3:8, 1 Corintios 2:4, 6:14, 1 Tesalonisenses 1:5.
Todo lo anterior responde a una respuesta. ¿De dónde salió la idea del Espíritu Santo y la Trinidad? Teniendo en cuenta que, como se puede comprobar, basándonos únicamente en los textos bíblicos, para que no venga nadie a decir que esta documentación proviene de otras fuentes que no sean “la palabra de Dios” se puede ver que la idea del Dios Trino no se sustenta por ningún lado. Es más esta idea trinitaria es pagana, y fue adoptada por la Iglesia Católica como tantas otras influencias paganas.
Y todo parece provenir de un punto indeterminado, una pausa en el llamado Concilio de Nicea, un verdadero desastre para la Cristiandad, ya que muchas ideas alocadas salieron de allí, entre otras el acallar otros Evangelios apostólicos, convirtiéndolos en apócrifos porque no coincidían con las ideas que la Iglesia tenía en mente para preservar su creciente poder.
Y lo peor de todo es que las derivaciones religiosas cristianas, ya sean ortodoxas, evangélicas, pentecóstales, luteranas o de cualquier índole, siguen creyendo en la idea de la Trinidad, sin saber que su fe se basa en los conceptos humanos de unos pocos que se atrevieron a promulgar algo que ni tan siquiera se refleja en los Evangelios reconocidos. Pero, como siempre sucede, ¡qué pronto olvidamos la Historia!
Este artículo va dedicado a Pedro Piñó, para que no pierda su rumbo y siga en esa línea, una nueva joven promesa en la investigación.

No comments:

Post a Comment

Post a Comment