5.10.10

PIRAMIDE BLANCA - CHINA

28 del 1 de 2010
Corría el año 1945. También en la lejana Asia empieza la cuenta atrás del final de la Segunda Guerra Mundial. Unidades especiales del ejército de EE.UU. observan China con objeto de reconquistar los territorios ocupados por las tropas japonesas. El teniente James Gaussman de las fuerzas aéreas de EE.UU. aborda su avión monoplaza para sobrevolar la cordillera de Qin-ling-shan, al sudoeste de Xian. Su vuelo de observación le lleva hasta las estribaciones de esta sierra del centro de China. De pronto, el joven piloto descubre algo increíble en la superficie: una pirámide colosal se eleva sobre un valle. ¿Se trata de una ilusión óptica? ¿Acaso las pirámides no estaban en Egipto o América Latina? ¿Desde cuándo las había también en el Imperio del centro?


CHINA DESCONOCIDA
El informe que redactó el aviador después de volver a la base sigue causando hoy una gran sensación:
"Volando rodeé una montaña y llegué a un valle llano. Directamente debajo había una gigantesca pirámide blanca, rodeada de un brillo claro, casi irreal. Me pareció que era metálica o de alguna piedra muy especial. Sobrevolé varias veces el coloso blanco plateado. Lo que más llama la atención es la punta: una gran pieza metálica similar a una piedra preciosa. Me impresionó tanto el gran tamaño de ese objeto que estuve tentado de aterrizar, pero no había manera. Para mí está claro que esta construcción no es una instalación militar moderna".


MONUMENTO GIGANTESCO
Al principio, el mando militar no quiso dar crédito a este descubrimiento de una pirámide que sonaba a cuento chino, pero cuando se analizaron las fotografías de la cámara de a bordo tuvo que retractarse. En ellas se veía claramente la enorme construcción, aunque nada pudo deducirse en cuanto a su finalidad. El examen del material gráfico corroboró las estimaciones del teniente Gaussman: la pirámide se alza hasta unos 300 metros de altura, y en la base mide nada menos que 490 metros de lado. Para hacernos una idea: la pirámide más grande de Egipto, la de Keops, tenía originalmente una altura de "tan solo" 146,94 metros y unos lados, en la base, de 230,38 metros de longitud, es decir, su tamaño no llegaba ni a la mitad de la de China. Por tanto, la pirámide más grande del mundo se halla en Asia.


CHINA, EL PAÍS DE LAS PIRÁMIDES
En China hay más pirámides que en Egipto. Centenares de ellas pueblan la zona situada entre las grandes urbes de Xian y Xianyang. Poco a poco se entera el mundo de la existencia de estos inmensos tesoros arqueológicos. Hasta en la República Popular China eran muy pocos los que sabían de la existencia de las pirámides, pues se hallan en zona militar o apartadas de las vías de comunicación abiertas al tráfico.


SECRETISMO
La opinión pública no se enteró durante 40 años del sensacional descubrimiento de la pirámide blanca.
El informe de vuelo y las fotografías fueron declarados secreto militar. Aun así, en marzo de 1947 apareció en el New York Times un artículo del ex coronel del ejército de EE.UU., Maurice Cheahan, donde relataba un vuelo sobre la misteriosa pirámide de la cordillera de Qin-ling. El escritor australiano Brian Crowley retomó esta pista en el año 1986 y consiguió una foto del vuelo de observación del archivo militar de EE.UU. En ella se ve una pirámide con canales de erosión paralelos que dan una idea de la antigüedad de aquel edificio.


SEPULCROS SOLARES
En 1991, cuando se buscaba un espacio para un nuevo aeropuerto cerca de la ciudad de Xian, se hallaron numerosas pirámides. Estos "sepulcros solares" se alzan hasta 40 metros en vertical por encima de los campos. Al igual que algunas pirámides de Centroamérica, no tienen punta, sino que están truncadas. Ya cerca de Xianyang, las pirámides -que forman grupos de cuatro o cinco- miden hasta 50 metros de altura. Dado que hasta la fecha no se han realizado excavaciones, la posibilidad de que encierren espacios huecos en su interior no es más que una hipótesis, alimentada por la existencia de azoteas hundidas. Varias pirámides se remontan a la época de la dinastía Han (206 a.C.-220 d.C.), y tanto su fundador, el emperador Liu Bang, como otros once soberanos de la familia Han encontraron allí su última morada.
Dos de los edificios se construyeron ya durante la dinastía Zhou, que gobernó hace 3.000 años. Todavía más antigua es la pirámide del emperador Shao-hao, hijo del legendario "Emperador amarillo", que reinó alrededor de 2600 a.C. en el Imperio del centro. Cerca de la ciudad de Qufu, en medio de un gran parque, brilla una estructura de piedra blanca de 18 metros de altura y 28 metros de ancho, coronada por un pequeño templo. En su interior permanece sentado, al estilo de un faraón, el emperador Shao-hao, que al igual que sus homólogos egipcios se consideraba descendiente de los dioses.


MEDIDAS INCREÍBLES
El arqueólogo Wang Shiping, de la Universidad de Xian, ha demostrado los profundos conocimientos que debieron de tener los constructores de las pirámides. En 1994 se descubrieron, a 30 kilómetros de su ciudad natal, varias pirámides en una zona militar. Una de ellas está exactamente en el centro geométrico de todos los continentes, lo que exigía conocer la forma esférica del planeta y la distribución de las masas terrestres. Asimismo, el profesor Wang opina que las pirámides se orientaron de acuerdo con las estrellas, ajustándose en ello a la ancestral doctrina de feng shui, que parte de una geomancia sacralizada, un principio que también pudo guiar la construcción de pirámides egipcias y de monolitos en el norte de Europa y Grecia. De confirmarse estas hipótesis, en el futuro habrá grandes descubrimientos en torno a los conocimientos de pueblos antiguos.


UN FENÓMENO GLOBAL
¿Hubo en las grandes culturas de la prehistoria una transmisión de ideas a escala planetaria de la que hasta ahora ni se sospechaba? Es curioso que la ciudad imperial de Shao-hao se llame Qufu, cuya pronunciación es idéntica a la del nombre del faraón Kefrén, quien hizo construir, junto a la de Keops, una segunda pirámide gigantesca, en la misma época que la china. Está documentado que la arteria comercial más famosa de la historia, la ruta de la seda, con sus 6.500 kilómetros de longitud, ya permitió un intercambio de oro y vidrio por seda entre el imperio Han y el Imperio romano hace 2.000 años. Por tanto, el posible contacto temprano no parece en modo alguno imposible. Demostrarlo es tarea de futuros investigadores.



105_piramides_chinas_0091


A finales de la II Guerra Mundial el piloto de la US Air Force James Gaussman realizaba una misión de abastecimiento de víveres y provisiones a fuerzas del ejército chino. Pero el motor de su aparato empezó a tener problemas mecánicos que aconsejaron regresar a su base en Assam (Norte de la India). Para mayor seguridad y tras corregir el rumbo, el avión de James Gaussman hizo el viaje de regreso a baja altitud. Después de sobrepasar la ciudad de Xi’an y con rumbo Sur-Oeste, apareció ante su vista una gigantesca pirámide. Gaussman no salía de su asombro, y tras hacer varias pasadas sobre la pirámide tomó varias fotografías que, junto a un detallado informe, entregó a sus superiores nada más llegar a la base aérea de Assam. Este incidente quedó olvidado en los archivos de las fuerzas aéreas americanas. Cuarenta años después volvieron a salir a la luz pública gracias al escritor australiano Brian Crowley, que publicó una de las fotografías de Gaussman en uno de sus libros.
Pero no era el primer incidente de esta clase que se producía por parte de pilotos sobre el espacio aéreo de China, ni tampoco el último. En marzo de 1.947, finalizada la contienda mundial, el diario New York Times hacía referencia a un avistamiento efectuado por el Coronel Maurice Sheehan desde su avión, en el cual y siempre según las declaraciones del militar, llegó a sobrevolar una gigantesca pirámide que alcanzaría los 300 metros de altitud, siendo cada uno de sus lados de 450 metros. De ser cierta esta información nos hallaríamos ante la mayor pirámide del mundo, destronando por K.O. a la mismísima Gran Pirámide de Giza en Egipto con sus 147 metros de altura y los 320 metros de cada uno de sus lados, 202.500 metros cuadrados de superficie de la pirámide china contra los 52.900 metros cuadrados de la Gran Pirámide egipcia. Existen numerosas denuncias de la presencia de pirámides sobre territorio chino realizadas por numerosos pilotos, e incluso fotografías realizadas más recientemente por satélites espías americanos. Pero las autoridades chinas siempre han negado incomprensiblemente la existencia de estos monumentos.
105_piramides_chinas_008
105_piramides_chinas_0071
A comienzos del siglo XX, diferentes exploradores y comerciantes como los alemanes Frederick Schroeder y Oscar Maman dieron testimonio de la presencia de no una, sino numerosas pirámides alrededor de la ciudad de Xi’an, haciendo especial hincapié en una de ellas, una construcción colosal que al igual que el testimonio del piloto norteamericano Maurice Sheehan, alcanzaba los 300 metros de altitud y algo más de 400 metros de lado. Según información recogida de algunos de sus acompañantes nativos, esta construcción tenía más de 5.000 años. Poco después Segalen, otro explorador alemán, alcanzó en 1.913 la que al parecer fue la Pirámide del Emperador Shi Huang-ti, el mítico Emperador Amarillo. En su diario anotó que la pirámide alcanzaba los 48 metros de altura y cada uno de sus lados tenía 350 metros. Del mismo modo constató la presencia de otras muchas pirámides más, algunas de enorme tamaño y de una antigüedad imposible de calcular.
A pesar de toda negativa del gobierno chino a que se investigue la presencia de estas pirámides, existe suficiente documentación histórica que conduce a la posibilidad de que algunas de estas construcciones fuesen realizadas durante el siglo III a.C. y más concretamente durante el período de reinado de Shi Huang-Ti de la Dinastía Qin (259-210 a.C.). De este personaje de leyenda, apodado el Emperador Amarillo, se ha escrito todo tipo de historias y fantasías. Pero lo que sí es cierto es que durante su gobierno, iniciado a la temprana edad de 13 años, fueron realizadas las mayores y más importantes construcciones de la historia de China. A él le debemos la edificación de la Gran Muralla China o el Ejército de Terracota desenterrado en su mausoleo, compuesto por 8.000 estatuas humanas, cada una con sus rasgos propios y docenas de caballos y carros descubiertos en 1.974. Pero tal vez una de sus más espectaculares obras fue la que describe el historiador chino Sseuma Ts’ien (135-85 a.C.). En ella empleó a 700.000 trabajadores en la construcción bajo una gran pirámide en el Monte Lishan de su tumba, cerca del mausoleo donde fue descubierto el Ejercito de Terracota. Bajo la pirámide, cientos de metros de galerías y pasillos repletos de los más increíbles tesoros rodeaban la cámara funeraria del emperador. Ordenó posteriormente recubrir toda la construcción de tierra y colocar plantas sobre ella para poder camuflarla como una elevación natural del terreno. Según Sseuma Ts’ien la pirámide alcanzaba los 48 metros (los mismos que Segalen dejó anotados en su diario en 1.913).
105_piramides_chinas_0011
El inicio de la historia imperial china data del año 2197 a.c , con la dinastia “hia”. Se sabe que antes de eso china estaba regido por una especie de sistema feudal, (época de la cual tampoco se tiene mucha información), pero desde ese punto en el tiempo hacia atrás no se sabe prácticamente nada…la única fuente de información que hay al respecto son las leyendas del folklore chino, que nos hablan de soberanos maravillosos y poderosos reinos mucho antes de los emperadores, situados en fechas que la ciencia oficial tacha de fantasiosas…
piramides-xian51
piramides-xian6
A principios de los 80 una expedición inglesa se adentro furtivamente a la zona de Xiang restringida por el gobierno con el fin de realizar análisis a la pirámide…se tomaron muestras del suelo y se descubrió una entrada tapada por una enorme losa cubierta de tierra y pasto…pero el hallazgo mas sorprendente lo hallaron en una excavación realizada en uno de los costados de la pirámide; de la fosa extrajeron una daga cubierta de herrumbre. Días mas tarde en el Museo de Londres la daga fue cuidadosamente analizada…los análisis arrojaron una fecha de ¡8.000 años de antigüedad sobre el objeto!
En 1990 una expedición buscaba fósiles de dinosaurios en una zona cercana a una pirámide. De pronto dieron con un antiguo cofre deteriorado por los siglos…en el interior hallaron una vieja tela, esta envolvía un objeto de metal…era una especie de cetro finamente labrado, y aunque parecía muy antiguo la herrumbre que lo cubría era muy poca, la analizarlo junto con la tela y el cofre y todos dieron una antigüedad entre 10.000 y 8.000 años de antigüedad. Además no se pudo identificar el metal del que estaba forjado el cetro…habían dado con un material desconocido por la ciencia moderna…
chipyr2alj8
pyramiden4ye12


1 comment: